Web de la FPdGi
 
IMPULSA - Fòrum Fundació Príncep de Girona
IMPULSA - Fòrum Fundació Príncep de Girona
  • Fórum IMPULSA 2014
  • /
  • VIDEOS
  • /
  • Elizabeth Marincola: ''Me imagino un futuro en el que los únicos límites a la imaginación científica sean los que provienen de nuestra propia mente''

Elizabeth Marincola: ''Me imagino un futuro en el que los únicos límites a la imaginación científica sean los que provienen de nuestra propia mente''



27/06/2014

Yo creo en la libertad de mercado y en la libre competencia. Las editoriales científicas tradicionales argumentan que su actividad aporta un valor añadido y cuesta un dinero y que, por tanto, es perfectamente razonable que quieran cobrar por llevarla a cabo. Estoy de acuerdo. Pero también pienso que cuando dejamos que la investigación se convierta en un artículo de acceso restringido y controlado por el sector privado estamos, de alguna forma, perdiendo de vista su finalidad.

En el mundo actual no hay ningún motivo para limitar el acceso al conocimiento exclusivamente a aquellas personas que se pueden permitir pagarlo. Ni la calidad de la enseñanza en universidades y facultades de medicina ni la accesibilidad pública de los últimos y mejores trabajos científicos deberían depender de la capacidad que cada cual tenga de pagar las costosas cuotas de suscripción a una revista. Y, de hecho, no hace falta que continuemos aferrándonos a este modelo de comunicación científica. La organización a la que represento, PLOS (Public Library of Science), ha demostrado que un modelo abierto de publicación de trabajos científicos no solo acelera el acceso al conocimiento científico, sino que, además, es viable como empresa.

La misión que nos hemos marcado en PLOS es transformar la comunicación científica aprovechando los avances en las tecnologías digitales. Con esta transformación, lo que pretendemos es estimular la colaboración y aumentar el nivel de alfabetización científica en todo el mundo. Hacer ciencia quiere decir, en esencia, colaborar y acumular conocimiento: el investigador aprende aquello que le ha precedido para abordar un problema de una manera diferente o para aprovechar el conocimiento existente y dar un paso adelante. En el caso concreto de la biomedicina, el objetivo final es promover la mejora de la salud para todos y en todas partes.

En PLOS definimos el concepto de acceso libre como la posibilidad de publicar artículos científicos de manera inmediata y de ponerlos gratuitamente al alcance de cualquier persona, esté donde esté, para que pueda descargárselos, imprimirlos, distribuirlos, leerlos y reutilizarlos sin ningún tipo de limitación, siempre que identifique correctamente al autor y la fuente original. Los dos factores clave son aquí «de manera inmediata y al alcance de todos» y «reutilizar sin ningún tipo de limitación».

Comencemos por la idea «de manera inmediata y al alcance de todos». La libre circulación de la información es particularmente importante en el campo de la biomedicina, donde tener acceso inmediato a los resultados de las investigaciones puede, literalmente, marcar la línea de separación entre la vida y la muerte. En esta situación extrema, así pues, acceder rápidamente a la información científica más reciente influye a veces de manera decisiva y en tiempo real en las vidas de las personas. Pero el gran grueso de la comunicación científica no funciona así. De hecho, solo un 12 % de los trabajos científicos, técnicos y médicos que se publican están disponibles en una plataforma de acceso libre.

Como en tantos sectores industriales, en el campo de la publicación de textos científicos las economías de escala también han propiciado la consolidación de una serie de actores. Hoy día, un pequeño grupo de compañías gigantes domina todo este sector. De hecho, las tres principales editoriales de publicaciones científicas controlan unas 7000 revistas cada una. Estas tres grandes editoriales difunden aproximadamente la mitad de todos los trabajos de investigación de alta calidad que existen en el momento actual, la mayoría de los cuales, además, no están al alcance del público.

En el mundo desarrollado, las principales fuentes de financiación de la investigación fundamental son los gobiernos nacionales. En Estados Unidos, por ejemplo, cada año se gastan decenas de miles de millones de dólares de dinero público para financiar la investigación científica. Por lógica, parece que los contribuyentes deberían tener derecho a acceder a los frutos de una investigación que ellos mismos han financiado.

El mundo actual no tiene nada que ver con el que existía cuando la norma era la edición impresa de textos científicos tal como se había hecho durante más de trescientos años. Las innovaciones tecnológicas han abierto las puertas a unas posibilidades infinitas de colaboración en línea, y los autores de PLOS han sabido aprovechar estas nuevas herramientas para progresar en su propia labor. PLOS también ha demostrado que la edición en acceso libre permite eliminar muchas de las restricciones artificiales que encorsetaban la comunicación científica. De entrada, han desaparecido los límites arbitrarios en lo que se refiere al número de artículos o de imágenes, la extensión de los textos o el volumen de datos, porque ya no hay gastos de franqueo o envío ni hay que pagar el coste del papel. Y esto, sin poner en riesgo la calidad de los trabajos que se publican, ya que todos se siguen sometiendo a evaluaciones de expertos, como se había hecho siempre.

Otro aspecto destacado del acceso libre es el fomento de la colaboración y la creación de comunidades, y esto me permite llegar a la segunda parte de la ecuación: la posibilidad de reutilizar la información sin ningún tipo de limitación. Cada vez nos alejamos más del viejo modelo en el que la única fuente que puede proporcionar el acceso a los artículos y suministrar los contenidos relacionados con estos es la editorial original.

Aún más: pronostico que, de la misma manera, la comunicación científica dejará atrás el modelo de la revisión estática de manuscritos para pasar a una valoración dinámica que refleje los últimos descubrimientos y la evolución de las ideas científicas a lo largo del tiempo. En PLOS estamos firmemente comprometidos con esta transición, porque creemos que la evaluación de expertos es igual que la democracia, que, como dijo Winston Churchill en una célebre frase, constituye el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre, a excepción de todos los demás. La evaluación de expertos necesita reinventarse urgentemente. Hoy en día, el proceso de evaluación de expertos comienza cuando un autor presenta un artículo a una editorial como PLOS. El trabajo presentado se asigna a un revisor académico y pasa por un proceso de revisión y, si todo está en orden, se publica.

Yo me imagino un futuro en el que la investigación se publique sin retrasos innecesarios y en el que el comentario y la valoración crítica de los trabajos se basen en un sistema de evaluación sólido, visible y comprometido que tenga lugar después de la publicación. Pienso en un futuro en el que se amplíe la definición de aquello que se publica. La falta de disponibilidad de los datos representa un obstáculo para los avances científicos. La producción científica debe reflejar el ciclo de vida de la investigación e incluir toda la información subyacente, que, a su vez, debe ser fácilmente accesible y utilizable. Me imagino un futuro en el que los únicos límites a la imaginación científica sean los que provienen de nuestra propia mente.

Conseguir que la ciencia se mueva en esta dirección no será fácil. Se necesitará un cambio cultural, y habrá que repensar los sistemas de incentivos y cuestionarse una serie de prácticas profundamente arraigadas en la manera de hacer de científicos y editoriales. PLOS ya ha demostrado que tiene la capacidad de promover cambios fundamentales en la comunicación científica gracias a una visión clara, una dedicación adecuada y la creatividad y energía necesarias para ponerlos en práctica. Estamos preparados para aprovechar las oportunidades que se nos presenten de orientar la publicación de trabajos científicos en estas direcciones tan nuevas y tan importantes.

Como decíamos antes, hacer ciencia es, en esencia, acumular conocimiento, ya que cada investigador aprovecha aquello que se ha hecho previamente para aprender más sobre un tema o para hacer algo diferente. La visión que perseguimos en PLOS es la de un mundo en el que el acceso a la investigación científica y su divulgación no estén limitados por barreras artificiales. Estoy convencida de que un flujo totalmente libre de la información permitirá avanzar más deprisa y mejor en la investigación. Y esto es bueno para la ciencia, para la educación, para los contribuyentes, para los médicos, para los pacientes y para todos nosotros.

 

 

Impulsa - Fòrum Fundació Príncep de Girona

Copyright © 2019 IMPULSA Fòrum Fundació Princesa de Girona
C. Juli Garreta, 1, 1r E - 17002 Girona (Spain)
Tel. +34 972 410 410 - Fax +34 972 410 400
impulsa@fpdgi.org  /  Aviso legal  /  Fundación Princesa de Girona  /  Uso de cookies

Interactiu